Publicado el

La Amatista uso y beneficios en la Curación.

El uso de los Cuarzos en la Curación Amatista.

 

Se valora enormemente el uso de las piedras semipreciosas. Usándose no solamente para el poder de adivinación, sino por sus virtudes terapéuticas en desbloqueos de chakras ( imprescindibles para Reiki), así como beneficiarse de los poderes de la tierra que dan valor a cada mineral. Las pulseras que elaboro incorporan las que he considerado son más beneficiosas tanto para el organismo como para el equilibrio energético y espiritual.

Veamos sus usos: AMATISTA es una piedra muy utilizada en las prácticas mágicas y terapeuticas; vamos a ver cuales son las características y las propiedades que brinda la conocida AMATISTA. La AMATISTA es un cuarzo púrpura, es una piedra empapada en la magia antigua. Es, quizá, tan popular hoy en día como lo fue hace dos mil años. El nombre de la piedra procede del griego amethustos, que significa: “el que no está ebrio”.

Griegos y romanos bebían en copas de amatista para protegerse de los efectos del alcohol. Según Plinio, la amatista protege de la brujería si está grabada con las figuras de la Luna y del Sol y va atada al cuello con plumones de pavo real y las plumas de una golondrina, debido a que estos dos animales eran sagrados para los antiguos.

Piedra espiritual con absolutamente ningún efecto colateral o asociaciones con la violencia, la ira o la pasión, la amatista es la piedra de la paz.

Energía: Receptiva. Planetas: Júpiter, Neptuno. Elemento: Agua. Deidades: Baco, Dionisio, Diana. Poderes: sueños, superación del alcoholismo, curación, psiquismo, paz, amor, protección contra los ladrones, coraje, felicidad.

Usos mágicos: La amatista, un cuarzo púrpura, es una piedra empapada de la magia antigua. Es quizás tan popular hoy en día como lo fue hace dos mil años.

Colocada debajo de la almohada o usada al momento de ir a la cama, la amatista aleja el insomnio y las pesadillas. Produce un sueño placen­tero y sueños agradables, curativos y hasta proféticos. También asegura­rá que quien la usa no duerma más de lo necesario.

La amatista es una piedra espiritual con ningún efecto colateral o asociaciones con la violencia, la ira o la pasión. Es la piedra de la paz. Cuando las tensiones de la vida cotidiana desbordan en su interior, sostenga una amatista en su mano izquierda (o en la derecha si es zurdo). Hay que dejar que sus vibraciones calmantes, distensionantes, relajantes y pacíficas invadan nuestro ser. O mejor aún, usa una amatista de manera que te toque la piel, y podrás evitar así estos estados emocionales tan perturbadores.

La amatista calma los miedos, eleva las esperanzas, levanta el espíritu y fomenta pensamientos de la realidad espiritual detrás de nuestras vidas. Usarla significa alejar la culpa y el autoengaño, ayuda a superar adicciones como el alcoholismo, pone freno al exceso de indulgencia y otorga buen juicio. La amatista calma las tormentas emocionales. Aún en situaciones de posible peligro, la amatista acudirá en su ayuda. La amatista también brinda coraje a quien la usa y es un poderoso amuleto para los viajeros. Quien la usa está protegido contra los ladro­nes, el daño, la enfermedad y el peligro.

En la magia renacentista, las amatistas grabadas con la imagen de un oso se usaban como amuletos protectores. En épocas greco-romanas, los anillos de amatista engarzados en bronce se usaban como amuletos con­tra el mal, y las copas mágicas esculpidas en la amatista desterraban el dolor y el mal de todos los que de ella bebían. Gracias a que es una piedra espiritual, la amatista se usa con frecuen­cia durante la contemplación o se coloca en simples altares de medita­ción. Una pieza puesta delante de una vela blanca y un incensario den­tro del que arde algo calmante y de elevadas vibraciones, como el sándalo, es favorable para las prácticas de meditación.

Los baños previos a la meditación pueden ser una poderosa forma de ponerse en armonía. Mientras se baña, haga arder una vela de color púrpura claro y rodee la vela con amatistas. La amatista también se usa para aumentar la conciencia psíquica y para agudizar el “sexto sentido”. Algunos tienen una amatista junto con sus naipes de tarot, sus tallos de milenrama o monedas de I Ching, o sus piedras mágicas para aumentar sus energías interiores. Natural­mente, se usa durante sesiones psíquicas o adivinatorias. Como tam­bién es una piedra de sabiduría, permite que la información recibida a través de la mente psíquica sea utilizada adecuadamente.

Esta bella piedra también agudiza la mente consciente, estimulando el ingenio y aumentando los poderes mentales. Se utiliza para mejorar la memoria, para aliviar las jaquecas y para mantener los pensamientos de acuerdo con los objetivos de la vida.

Acción Psiquica: de gran poder para poder superar estados de desesperación espiritual; de confusión mental por exceso de preocupaciones de índole laboral, de desánimo. Es ideal para chicos irritables que no soportan que los toquen o los miren, hecho este que obedece, en muchos casos, a la presencia de parásitos intestinales, a los que esta piedra combate eficázmente.

Acción Emotiva: Ayuda a personas que desean templar el ánimo y sus emociones; aporta claridad y serenidad en caso de hondos contenidos emocionales a los que ayuda a superar. Es un gran estabilizador anímico.

Acción Energética: Es en esta esfera donde brinda sus mayores beneficios, ya que sus vibraciones tienen la virtud de abrir los canales de energía que conducen hacia una mayor conciencia global. Brinda ayuda inapreciable a quienes han emprendido un camino de busqueda espiritual, pero que no pueden controlar su energía sexual para transformarla en energía creadora. Su poderío y su influjo exceden todas las descripciones.

A través de los siglos, siempre ha recibido el nombre de “piedra benéfica”, porque atrae la buena suerte para los amantes, los deportistas, los cazadores y los hombres de negocios. Según la tradición popular, el poder gigantesco de esta gema puede corroborarse, puesto que es la única eficáz contra la embriaguéz. Se asegura que quien duerme luciendo una amatista en contacto con la piel tiene sueños placenteros, ya que elimina la angustia, aleja los temores y dota de confianza, coraje y vigor. Desde el punto de vista curativo, se le asigna poder para resolver problemas de gota, desequilibrios nerviosos y, en menor medida, envenenamientos. La amatista es especialmente favorable a los nacidos bajo el signo de piscis, pero resulta un amuleto tan poderoso que se considera afortunado para todos los signos. Esta piedra es excelente para mitigar el enojo, el estrés y la depresión.

Alivia igualmente el insomnio, aleja las pesadillas y atrae sueños proféticos. Entre sus múltiples propósitos mágicos están el Amor, la seguridad en sí mismo, la libertad de adicciones, la curación y la guía espiritual. Aumenta la inteligencia, preservando de las enfermedades contagiosas y la gota. Es adecuada para los sistemas nervioso y endócrino. Ayuda controlar la diabetes y fortalece los globulos rojos. Purifica y armoniza el ambiente en que se vive ó trabaja, transmutando las energías negativas en positivas. Es una piedra de poder, energía, pureza y justicia. Sirve de protección, paz y espiritualidad pues no permite la tristeza ni la injusticia. Desarrolla el poder psíquico y produce buena suerte. Es la puerta de las fuerzas espirituales superiores. Las neuralgias y los dolores de cabeza se curan frotando la piedra en el lugar afectado. La máxima protección que se puede llevar es: un pentaculo en oro, rodeado por un círculo de oro, con una amatista en el centro. Por su proyección de luz ultravioleta es muy empleada por los médicos y los sanadores.

Está relacionada con los chakras coronario y tercer ojo. Antiguos alquimistas decían que la piedra se oscurecía si se encontraba o enfrentaba con poderes negativos.

Los cristales son altamente poderosos ya que amplifican la energía. Si alguna persona con pensamientos, emociones e intenciones impuras y negativas toca o entra en contacto con un cristal, amplificará esas mismas energías. Hay que mantenerse atentos en todo momento al uso que se le da a los cristales y quien tiene contacto con ellos. Debemos de procurar hacer buen uso de esta energía tan poderosa y siempre dirigirla al bien. Mantener los cristales limpios y en lugares seguros es una buena práctica. También podemos obtener beneficios de los cristales si los usamos para eliminar malestares comunes y son además muy efectivos cuando se utilizan en los primeros auxilios, especialmente cuando preparamos un elixir de la piedra o cristal. La sanación con los cristales es holística. Trabaja por igual en los niveles físico, emocional, mental y espiritual del ser. Realinea las energías sutiles y disuelve la enfermedad, llegando a la raíz de la causa. Por miles de años las piedras y cristales se han conectado con diversos órganos y partes del cuerpo. Por ejemplo, se dice que la hematita calma el espíritu y también combate el insomnio. Además es usada por los sanadores para combatir desórdenes relacionados con la circulación de la sangre.

Fuentes de inspiración sacadas  Revistas científicas y terapeutas en gemoterapia e Internet.

 

 

Terapias de Sanación de Síntomas de Enfermedades, Emociones, Bloqueos, Problemas de Abundancia, Amor, Parejas, Ansiedad, Depresión, Problemas de Sexualidad 100% confidenciales. Pide Informes en nuestra página de contacto.

 

Visita Tienda Online para Terapias de Sanación.

Link Códigos Sagrados Agesta

Link Números que Curan

Plantillas Ancestrales

Decretos de Metafísica

Link Chispa Emocional

Link Psicología.

Link Hooponopono

Suscríbete al Canal de Youtube Reiki Master Stivia Click Aquí.

Síguenos en Facebook:

Apóyanos Donativo Seguirte Compartiendo.